lunes, abril 04, 2005

La vida sigue pero...

La verdad es que reconozco que es un titulo bastante tétrico, pero lamentablemente en estos dias me encuentro en una de estas situaciones en las que ves lo frágil que es nuestra existencia...Y la verdad aunque es un tema que no tiene absolutamente nada que ver con el blog, tal vez lo escribo para desahogarme o simplemente para hacer pensar a los posibles lectores de este blog.

Mi hermano, hace pocos dias tuvo un accidente de coche, milagrosamente salvo la vida, y la de persona con la que se estrelló también. Esto la verdad es una noticia estupenda. Lo desafortunado es que no sabemos las secuelas que esto traerá y si alguna vez podrá volver a tener una vida normal como la tuvo hasta ahora o sus sueños se truncarán por un fatidico despiste...Tiene múltiples fracturas por todo el lado derecho y los médicos no son nada optimistas en que recupere toda la movilidad en el codo y en la rodilla y probablemente la cadera tengan que reconstruirsela con protesis y demás. Para una persona que trabaje en una oficina puede ser una incomodidad, pero para alguien que está intentando conseguir un empleo trabajando en el campo de celador es un varapalo enorme y puede que signifique que todos los esfuerzos de los ultimos años se vean truncados. Esperemos que la suerte y la medicina le permitan cumplir sus sueños.

La verdad hoy lunes, después de volver de las vacaciones y volviendome a reencontrar con mi trabajo diario se está haciendo duro, todo el mundo te pregunta y haces de tripas corazón, pero a veces se te encoge el corazón pensando en lo que le espera. Tendré que recuperar los animos y sobre todo intentar animarle entre las amistades y familia para que vuelva a sacar de nuevo esa fuerza de voluntad que siempre le ha caracterizado, pero como os podeis imaginar, me siento bastante desanimado y bastante reflexivo en estos dias, es una frase tópica, pero no paro de pensar en como todo se puede esfumar en cuestión de segundos y todos tus sueños irse en ese instante. Afortunadamente, y aunque no creo en nada más allá, algo o alguien vela por él y le da una segunda oportunidad, y sobre todos nos la da a nosotros de poder seguir, quien sabe, disfrutando con él de su pasión por el campo, los animales y sobre todo de su enorme generosidad y agradable compañia. Un ultimo consejo: Tened cuidado con el coche.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal